Blues entre la Niebla

Blues entre la Niebla
Alfonso Xen Rabanal por Ángel Córdoba

jueves, 22 de septiembre de 2016

la literatura de la descomposición

Mira, todo lo que veo me da la risa tonta
la risa del tonto que entiende porqué los demás corren
buscando un búnker
la risa del loco que grita entre la niebla
de miedos y ruidos sin fondo 
mantra de hambre y sed y muerte
los sonidos del despiece
el ritmo que marca mis saltos
entre charcos de sangre 

risa, sí, la del loco la del tonto
que asoma entre las grietas
y observa las colas de los que se venden
por alcanzar cuanto antes un refugio 
anti sí mismos
..
con todo lo que veo
me descojono
mientras me desadentro
pues ahora sé que si busqué refugio
no hallé dentro de mí
nada más que renuncias
caminos inconclusos
que reclamaron mi sangre
y me persiguieron
por barras llenas de metáforas
vacías que se mienten
en los laberintos de la resaca:
sólo era otra huida

podría escribir que recorrí las calles del silencio
pero mi desierto no tiene calles
solo una cosmo-agonía de granos de arena
espirales que buscan la única salida
en esta literatura de la descomposición:
des-higienizar un papel

y quemarlo para disimular
el aliento de la serpiente
que ya muerde su culo
es el aire de nuestros tiempos
los efluvios de lo híbrido:
la mierda

de mí no regreso nada
me acompaña el dolor 
que no existe de las piezas
amputadas
injertos sociales
rizomas de plástico
que sirvieron de carnaza
para todos los miedos
que conmigo gritaron
en la soledad del desapego

solo me queda la locura
de ser un radical desarraigado
que se pierde entre la niebla
descosiendo las suturas transversales
abandonando las partes del monstruo

trozos no radicables
que se pudren sin hibridar
páginas que desambiguan
algo que ya no existe en mí

solo soy la risa tonta
de un loco que parte
en busca de nuevos principios

he dejado de perseguir ecos

he dejado de perseguirme







 
...

miércoles, 13 de julio de 2016

_46_

 ...
demasiado tiempo vibrando al nivel de las cosas inútiles, peleando contra mí mismo, contando en los cristales rotos los reflejos de mis mil muertes, y sus entierros y penitencias, lutos de bar donde escribo la epifanía de los disidentes, los que bullen entre las grietas de los templos de neones, y se reúnen en esta tierra de nadie, en los extremos duros de la barra, para brindar con una sonrisa a los abismos sin wifi.

Allí esbozo un epílogo de ajenjo a este caos que no escampa, disociado entre cielos de botellas azules y rojas, y lo escribo en los bordes amarillos, recortes de la prensa amarilla que boquea, y son nubes de lija para los miedos de tormenta en la copa,

con las chispas en los adentros

y calambres de garganta,

diarreas de silencios,

papel de fumar fragmentos

de niebla, notas al margen en páginas de cultura, en retretes de pulso entre agujeros. Juegos florales que sólo puedo decorar con pétalos de mierda. 
Allí se rellenan las palabras vacías de los gurús de la disonancia,

la cognitiva.

Bares en donde la única consigna es:
suicídate en el espejo
antes de disparar
contra todos...

y tira de la cadena.

...

martes, 12 de julio de 2016

Rumores. Un experimento poético algebraico en 52 páginas/ Felipe Zapico Alonso, presentación en León

Rumores editado por 
Letras Cascabeleras en su colección La Bolsa nº 19.
 
Un experimento poético algebraico en 52 páginas.
Disponibles 15 únicos ejemplares a un precio de 2 euros.
Acompañado de un piano.
BAR BELMONDO de León, miércoles 13 a las 22:22 horas.

En el verano de 2015 realicé una serie de libros de anartista sobre cartón fallero, tampones de goma, imprentilla,  tintas de diversos colores y acuarelas, una edición de 33 ejemplares todos distintos, jugando con los textos y su ubicación en las páginas.
En ese momento fui relizando un juego de mezclar los versos, de cambiar la líneas, añadir y quitar, situar en la hoja de diversas formas y maneras. Esas páginas son las que hoy edita Letras Cascabeleras en su Colección La Bolsa, nº19.
Todo parece juego, pero todo juego encierra algo más, espero que lo descubras.

Es una edición artesanal y primorosa que sólo se podrá conseguir en alguna feria y en el correo de Letras Cascabeleras, que es
 letrascascabeleras@gmail.com

Un abrazo, salud y seguimos resistiendo.

Zapi

domingo, 3 de julio de 2016

alguien robó el brillo del amanecer_45

...

alguien robó el brillo del amanecer
en los ojos que todavía miran.

Lo busco bajo las carpas del mercado,
en esa señora que es ristra de ajos
que espanta a los que acechan
a las cuentas perdidas de la noche.

Salto entre las líneas de la rayuela de tiza de los que no ven luz aunque aspiran a ella, abro los candados de las bocas y sigo sin ver, pero escucho una voz que sale del fin de la noche: joder... ¿sabes?, esto no es Nueva York aunque los cocodrilos albinos nos coman el cerebro... y salgo de las fauces de ese garito de puerta disfrazada en portal oscuro.

El alcohol reseco impide mi avance, a cada paso me llevo un trozo de este barrio de cenizas. La noche es para los peregrinos, los que dan vueltas y vueltas sin salir de ellos, y si les quitas la cola de la boca y preguntas no saben de dónde vienen y, sí, en sus ojos aún portan el rescoldo de ese fuego pagano con el que incendiaron los santuarios, desconociéndose un poco más en cada vuelta, dejándose apagar esperando la explosión final en la que se han de inmolar. A lo lejos, detrás de la niebla de polvo, siento el rumor del agua que les persigue, avanzo, la manguera que se cimbrea en la selva remozada me saluda... y pienso que la única verdad de una erección solitaria es que, si no ve luz, no existe

pues
alguien robó el brillo del amanecer
en las torcidas piernas de esas niñas
de tacones rotos
y caderas de lycra
que no salvaguardan
sus paraísos de alopecia,
y ya son carreteras secundarias
que se retiran entre montañas
como rumores de oráculos,
ecos a entender por dioses caídos

... 
 
y
es ese
alguien que va sellando los meatos
con la sangre que se coagula,
taponando los respiraderos,
cegando los pozos,

y que estampa su sello
sobre un lacre que todavía humea
en mitad de la frente
del día que ya nadie busca.

Alguien ha robado el brillo del amanecer:
la única salida digna
en esta noche perpetua que me sitia
...

miércoles, 29 de junio de 2016

OSCURA PALABRA/LUIS MIGUEL RABANAL

El poeta ha terminado por hoy su ingrata tarea.
Apaga el monitor y recoge el teclado una vez más, como si la vida/
se le fuese en ese acto, aparentemente, conciliador y errabundo./
Después lava bien sus manos y se consagra para cualquier misterio,/
apostar a las clínicas con alguien, recalentar la homelette, llamar/
a la cuñada por su nombre y esas placenteras costumbres/
que nos defiende la bruja piruja de la edad.
El tiempo ha jugado con él una nueva partida y le estremece saber/
que el poema ha supuesto una denodada derrota,
también una extraña luz cediendo su lugar a las señoras, algo que/
tiene que ver con la sustancia de su despojamiento grande./
El poeta decide ahora cuál va a ser su siguiente mirada,
y toma en silencio sus verdes pastillas y se alegra de verse desnudo/
ante un espejo que, lo mismo que él, está roto y no existe./
Esto es desesperante, se dice con ganas de pelea
en tanto contempla, admirado, manchados de semen, sus disquetes,/
los crueles borradores de una semana y donde habla,
tan mudo, no del amor o del deseo de un martes vergonzoso,/
sino del pasado que regresa y lo confunde con su voz afelpada,/
y asimismo del cuerpo que no tiene y es una bonita frustración./
Ya es el dueño de su propio destino y tras sus pasos que nadie reconoce/
se ha topado con un filón de desgracias: la inaudita nieve cubriendo sus ojos,/
su mujer cerrándole, también, los ojos porque ya se ha hecho de noche,/
la casa con sus ojos cerrados pues todos han venido a despedirse./
Ayer me sometía a una boca rica de muchacha temblorosa y hoy, ya lo ves,/
tengo la somera impresión de que nada poseo, nada, nada, carajo./
El poeta no sabe qué hacer con los versos escritos
y hay bolas de papel atrancando las puertas, no está en sus cabales./

Luis Miguel Rabanal

Este cuento se ha acabado
-Poesía reunida (2014-1977)-

Editorial Renacimiento 
 


...

leo a Luis Miguel Rabanal y pienso que:

el poeta es arqueólogo de sí mismo y ha de ser, pues su ser es el camino, y llegar a un origen común, un sustrato al que sólo el filósofo y el poeta están capacitados para llegar a él e intentar interpretarlo, que nos nutre y a la vez trasciende, y que hemos enterrado bajo palabras huecas... pues el poeta tiene siempre presente eso que ya decía el gran escarbador de la conciencia que fue Philip K Dick: 

“la herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras” y controlando “el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usarlas”

y el poeta sabe, por ciencia siempre infusa, que hemos de rellenar las palabras de nuevo... ese es el trabajo del poeta, el que nos recuerda que una vez la inmortalidad fue nuestra y a ello siempre aspira el poeta...

nos venden algo que llaman poesía y no lo es... al igual que con la democracia, nos mediatizan con algo que se denomina con el mismo nombre pero que está vacía de todo contenido, hueca, que no crea, sólo repite fórmulas preestablecidas y en cada copia se desvanece aún más ese remedo... son esos poetas de lo fácil que huyen del espejo negro y roto, no son capaces de bucear en sí mismos...

y dar luz a oscuras palabras 
que contienen todos los colores.

Pienso que el poeta verdadero, al suicidarse en el espejo y romperlo, ve por un instante sus miles de rostros que caen a conformar otro estrato en donde queda registrada la primera voz que no es de nadie pero que la reclama, declama y proclama... y sólo quienes poseen la palabra que busca, como espermatozoide, fecundar las mentes de sus lectores... como la palabra de Luis Miguel Rabanal... alcanzarán esa inmortalidad...

y aquel que no se atreve a romper ese espejo aun en no existencia, que diría algún otro, es mi parecer que no ha de llamarse poeta, pues quizá intuye estos versos del propio LM Rabanal:

Quién te iba a decir que la negra luz del espejo roto
podría abofetearte ahora mismo con solo quererlo. 
 
Y se sabe sin gónadas para adentrarse en esos oscuros terrenos, alejados de los flases y de la gloria de persiana que cae sobre este mundo de apariencias, su mundo egotista, y sólo son declamadores de bandos institucionales, aptos para virtualizarse en cualquier ismo disolutorio, una antena de repetición, antena pop, poetas radio fórmulas, mendigantes de likes, y lo intuyen, saben que su discurso de palabras huecas, contaminantes, palabras cuescos, ecos virales ya sin posible contexto, sin sangre, descarnadas, publicitarias, manipuladas, aptas para el simulacro, palabras de bot, vacías, insisto,

palabra de pop...

saben que no alcanzarán la inmortalidad
con sus palabras
transgénicas
...
 
_44_
...

lunes, 27 de junio de 2016

milana bonita_43


mil anos asoman en el puchero
donde se ceba el señorito milamo

milana bonita
milana bonita

tú construyes sus cortijos,
milana
... 



viernes, 24 de junio de 2016

the jinglis cut_42

he de ser más blanco, más puro
ellos siempre han marcado tendencia, son los adelantados de todos los tiempos, ellos inventaron el trending topic, el lenguaje que nos mueve, siempre han sido los más listos
las ratas del barco que se han bebido toda la barra y dejan la cuenta

pendiente

para que la paguemos los de siempre
los últimos en llegar
los que bebemos de sus vomitonas
y las pagamos con oro

pues las barras son suyas
y no libras

sigue el rastro del conejo blanco
que sale de su chistera
mientras te acaban de dejar
sin blanca
sigue el rastro del dinero
hacia su city, paraíso
pirata:
las barras
son suyas

y nada, tú sigue bailando al son de su música
pop pop pop
las estrellas también son suyas
mientras estallan las burbujas de tus bolsillos
y sólo preocúpate
como yo
en blanquear tu ojete
no sea que te confundan
y  
vean en esa piel más oscura
el rastro de la mierda
inmigrante que eres
y no disfruten al darte por el culo
como seguirán haciendo
desde dentro o desde fuera

pues las barras

y las estrellas

son suyas
... 

y recuerda
ya que siempre van por delante:
los tratados transnacionales
tb son transeuropeos
todo tan trans
génico
para darnos y bien
por nuestro blanco
ojel
...
menos mal que nos queda la merkel
con su strapon grasiento
mirándonos el culete
...


Túmulo de circunstancias/Poema de Gsús Bonilla


lunes, 20 de junio de 2016

La historia de un duro hijo de puta/ Charles Bukowski

Llegó a mi puerta una noche, mojado, flaco, golpeado y aterrado
un gato blanco, bizco y sin cola
Me lo llevé dentro y le di de comer, y se quedó
Cogió confianza en mí, hasta que un amigo subió la rampa del garaje
y lo atropelló
Llevé lo que quedaba de él al veterinario, que dijo:
“No tiene muchas posibilidades… dale estas pastillas…
su columna está rota; ya lo estaba antes, pero de alguna manera
se arregló, si vive nunca caminará; mira estas radiografías,
lo han disparado, mira aquí, los perdigones aún están ahí…
Además, una vez tuvo cola, pero alguien se la cortó…”.
Volví con el gato, era un verano caluroso, uno de los más
calientes en décadas, lo puse en el suelo del baño,
le di agua y las pastillas, no comía, ni siquiera tocaba el agua.
Mojaba mi dedo en ella y le humedecía la boca, y le hablaba,
no me iba a ninguna parte, pasaba mucho tiempo en el baño
y le hablaba, y lo tocaba suavemente, y él me miraba
con esos ojos azules claros y bizcos, y con el paso de los días
hizo su primer movimiento
arrastrándose con sus patas delanteras
(las traseras no le respondían).
Logró llegar al arenero
se arrastró sobre el borde hasta estar dentro,
fue como la trompeta de una posible victoria
sonando en el baño y en la ciudad.
Me veía a mí mismo en ese gato, también yo lo había pasado mal;
no tan mal, pero lo bastante mal.
Una mañana se levantó, se puso en pie, cayó
y se quedó mirándome.
“Puedes hacerlo”, le dije.
Siguió intentándolo, levantándose, cayéndose
hasta que finalmente dio algunos pasos, era como un borracho;
las patas traseras no querían hacer lo suyo y se caía de nuevo,
descansaba, volvía a levantarse.
Ya sabéis el resto: ahora está mejor que nunca, bizco
casi desdentado, pero la gracia ha vuelto, y esa mirada
en sus ojos nunca se ha ido…
Y ahora a veces me hacen entrevistas, quieren oírme hablar sobre
la vida y la literatura, y yo me emborracho y cojo en brazos a mi gato bizco,
acribillado, atropellado y sin rabo y les digo, “¡miren, miren
esto!”
Pero no lo entienden, dicen cosas como, “¿y dice usted
que fue influido por Céline?”
“No”, y tomo al gato en brazos, “por lo que ocurre, por
cosas como esta, por esto, ¡por éste!”
Meneo al gato, lo levanto
en el luz ahumada y ebria, está tranquilo, él sabe…
Es entonces cuando la entrevista termina y
aunque a veces me siento orgulloso cuando veo las fotos
después, y ahí estoy yo y ahí está el gato, y estamos
juntos en la foto…
Él también sabe que es una idiotez, pero que de alguna manera ayuda.

domingo, 5 de junio de 2016

Poemas de la cicatriz/Pablo Cerezal

 _1_

Ne me quitte pas...

hay un silencio de nieve en la mañana del domingo
y un arrullo de hojas secas que contraría a los gatos

los barrenderos del ayer olvidaron esparcidas
las migajas del otoño
sobre el sueño y el asfalto

camino arrastrando kilómetros
que se adhirieron a mis zapatos
sólo para recordarme
que vivir sigue siendo extraño

decadencia de noche de un sábado
que ensucia aceras
con naufragios de vidrio roto
y suicidios de tabaco usado

¿Para qué escribir?
¿por qué luchar contra relojes, latido, víscera y dados?

¿a qué seguir extendiendo
este rumor de palabras con que ansío resumir
la vida que me soñó
un títere estropeado?

extraído de: Vislumbres de el Dorado, blog del escritor Pablo Cerezal